Con tan solo 13 años, Alyssa Wooten aprendió a surfear en su ciudad natal Honolulú y su vida cambió radicalmente. El objetivo fundamental para esta campeona era poder mantenerse de pie sobre la tabla y aprovechar hasta la última ola del día. Su constancia y compromiso han valido la pena: hoy, con solo 18 años, la surfista de raíces japonesas y estadounidenses ya es toda una profesional. ¿Su sueño? Disfrutar de un futuro de éxitos y sin estrés, poder surfear y tener su propia línea de joyería.
 
Su BABY-G es ya un compañero incondicional:

Mi BABY-G tiene unas funciones muy completas y, además, un diseño genial. Puedo usarlo mientras surfeo y combina con toda mi ropa!

?>